Categories


Portada > Blogs > El Blog del Noble Gallo Beneventano > Siglos de colonialismo y abusos crearon un mito (...)



 
 
 
 
El Blog del Noble Gallo Beneventano

Fidel Castro

4 de diciembre de 2016
Javier Cortines 

Siglos de colonialismo y abusos crearon un mito universal

Los “países avanzados”, encabezados por Europa y EEUU, -que se enriquecieron a costa del tráfico de esclavos y el uso masivo de mano de obra encadenada-, carecen de autoridad moral para calibrar lo que ocurre en las entrañas de América Latina.


Siglos de colonialismo y abusos crearon un mito universal

Fidel Castro, líder de la revolución cubana, falleció el viernes, 25 de noviembre, a los noventa años de edad. Con él desaparece un mito del siglo XX que encarnó, cual irreductible Master and Commander, la rebelión contra siglos de opresión y colonialismo que arrasaron las tierras de El Dorado, el azúcar y el algodón desde la llegada de Cristóbal Colón.

Los “países avanzados”, encabezados por Europa y EEUU, -que se enriquecieron a costa del tráfico de esclavos y el uso masivo de mano de obra encadenada-, carecen de autoridad moral para calibrar lo que ocurre en las entrañas de América Latina, donde los supervivientes de los pueblos exterminados son tachados de populistas cuando dirigen la mirada hacia el Ché Guevara, Fidel Castro y Simón Bolívar.

Muchos analistas de la izquierda consideran que Fidel Castro debió dejar el poder hace décadas tras asentar “un socialismo con libertad”. Tal vez con “ese lujo”, hubieran brillado mucho más los grandes logros del régimen castrista, a saber: el mayor número de médicos por habitante del planeta; la mayor alfabetización de toda América Latina; una educación y sanidad, gratuita y universal, y una solidaridad, a prueba de bomba, con las naciones oprimidas del tercer mundo.

Esas conquistas de la Cuba de Fidel (todavía inalcanzables para tres cuartas partes de la humanidad) podrían haber sido el detonante del triunfo de “un comunismo alegre y vencedor” que se desmarcarse de la grisácea Corea del Norte y la gélida URSS. Pero EEUU se obstinó en destruir el demoníaco sueño, que algunos atribuyen al mismo Jesucristo, de que “todos los hombres y mujeres son iguales”.

En su obra “Espejos: Una historia casi universal”, Eduardo Galeano da la razón, en muchos aspectos, a los que critican a Fidel Castro y enfatizan el “fracaso de su revolución”, pero el escritor uruguayo, convertido en la conciencia de América Latina, subraya:

Cuba es un pueblo vital y corajudo, y, digan lo que digan sus detractores, los cubanos y cubanas, siguen siendo el rey


“Sus enemigos no dicen que esa revolución, crecida en el castigo, es lo que pudo ser y no lo que quiso ser (…) El bloqueo imperial ahogó el desarrollo de la democracia a la cubana, obligó a la militarización de la sociedad y otorgó a la burocracia (…) las coartadas que necesita para justificarse y perpetuarse. Esta isla sufrida pero porfiadamente alegre ha generado la sociedad latinoamericana menos injusta. Y sus enemigos no dicen que esa hazaña fue obra del sacrificio de su pueblo (…) de la tozuda voluntad y el anticuado sentido del honor de ese caballero que siempre se batió por los perdedores, como aquel famoso colega suyo de los campos de Castilla”.

Cuba es un pueblo vital y corajudo, y, digan lo que digan sus detractores, los cubanos y cubanas, siguen siendo el rey. Para escozor de “los falsos demócratas” del caviar y del champagne, Fidel Castro representó la lucha de David contra Goliat. El Capitán América jamás pudo subyugar al guerrillero de Sierra Leona, a pesar de que lo intentó con todo tipo de bajezas.

El odio enfermizo de EEUU hacia Cuba, la isla bonita que no se arrodilló ante el imperio, se perpetuó durante décadas con un bloqueo criminal, secundado por sus vasallos, que estuvo destinado a estrangular al pueblo cubano y provocar una insurrección que produjera el retorno del mafioso aquelarre de los adoradores del becerro de oro.

Mientras “el primer mundo” exigía a La Habana la liberación de todos los presos políticos, (la existencia de presos políticos es aborrecible donde los hubiera), apenas se oían voces denunciando la violación de los DDHH en el infierno de Guantánamo, donde es práctica habitual la vejación y la tortura, también en “los detenidos por error”, como admiten sus carceleros.

Entiendo que los pobres y los oprimidos de América Latina y el “tercer mundo” lloren a Fidel Castro, como en su día lloraron al Ché. También comprendo que haya gente que les odie, pues los hijos de reyes, represaliados o mendigos no tienen por qué pensar igual. No es lo mismo sentirse bienamado que pertenecer a la estirpe del “esclavo mudo” [1].

Una vez, en la década de los noventa, un ex dirigente socialista boliviano que desempeñaba el cargo de embajador en Pekín, me dijo: ¡Qué pena que el comunismo no se implantara por primera vez en un país con amplía trayectoria democrática! ¡Y qué razón tenía!

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para desear lo mejor al pueblo cubano, a esa isla que desafió al imperio del napalm y de la desigualdad social y que, con su valentía y resistencia, nos regaló un poco de dignidad a todos los latinos y a las naciones que aún aspiran a escribir y vivir su propia historia.

Javier Cortines   Nilo Homérico

Notas

[1“El esclavo mudo” es descrito por la escritora china San Mao en su obra “Los Diarios del Sáhara”.

Comentar

1 Mensaje
Añadir otro comentario