Categories

 

Portada > Economías > Fiscalidad > Paraísos fiscales, la industria de la evasión...


El Ibex35 tiene 890 filiales en paraísos fiscales

27 de marzo de 2017

Paraísos fiscales, la industria de la evasión de impuestos

Es necesario conocer el oscuro mundo de los paraísos fiscales, porque lo que hacen u omiten afecta a la ciudadanía. Mucho más de lo que uno se imagina. Y lo primero que hay que saber es cuánto dinero se oculta en los paraísos fiscales, también denominados cavernas financieras o cloacas fiscales.


Paraísos fiscales, la industria de la evasión de impuestos
Foto: Víctor cc  

En función de los movimientos financieros conocidos, depósitos legales, extrapolaciones de transacciones y otros factores, varias consideraciones apuntan a que es muy probable, como denuncia la organización global Tax justice network (Red de Justicia Fiscal), que las grandes fortunas y corporaciones oculten en los paraísos fiscales de 21 a 32 billones de dólares de activos financieros y sus correspondientes movimientos y transacciones. Ocultación que significa que no pagan impuestos.

Esa masiva y continua evasión de impuestos provoca desde hace tiempo la progresiva flaqueza de las arcas públicas. Los estados recaudan menos del mínimo necesario y recurren a endeudarse, pero la deuda pone lo público a merced de poderosos acreedores, porque la deuda y especular con ella ha devenido negocio de grandes bancos, fondos de inversión y macro-fortunas.

Investigadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) consideraban en julio de 2015 que solo la transferencia de beneficios de empresas multinacionales a paraísos fiscales costó a los países empobrecidos (denominados ’en vía de desarrollo’), más de 210.000 millones de dólares anuales. Y ese es un cálculo que peca de prudencia.

Según The Wall Street Journal, las empresas estadounidenses ocultan cientos de miles de millones de dólares de sus grandes beneficios y las 60 mayores desvían hasta el 40% de sus ganancias a paraísos fiscales para no pagar impuestos en EEUU. En tanto que The Guardian denuncia que más de 170.000 millones de libras esterlinas de los más ricos del Reino Unido están ocultos en el extranjero. Ocultación de la que deriva la correspondiente evasión de impuestos.

El Ibex35 tiene 890 filiales en paraísos fiscales

Un volumen enorme de dinero se mueve por esas guaridas financieras que son los paraísos fiscales. Impuestos evadidos o eludidos en países empobrecidos por poderosas multinacionales como Google, Amazon, Microsoft, Mc Donald, Apple... Del Reino de España cabe señalar que las grandes empresas españolas que cotizan en Bolsa en el exclusivo Ibex35 tienen 890 filiales en paraísos fiscales. Para no pagar los impuestos debidos, por supuesto. ¿Por qué otra razón estarían allí? Esa ocultación supone al final cientos de miles de millones de dólares o euros no declarados e impuestos evadidos. Y los impuestos evadidos suponen un constante deterioro y reducción de los servicios públicos y del bien común así como la vulneración sistemática de los derechos de la ciudadanía.

El investigador Xavier Harel, en su obra "La grande évasion: le vrai scandale des paradis fiscaux", expone que del 30% al 40% de impuestos evadidos de los llamados países ’en desarrollo’ se oculta en paraísos fiscales. Y, según el analista financiero Marco Antonio Moreno, "multimillonarios y grandes empresas ocultan más de un tercio del PIB mundial en paraísos fiscales. En unos cincuenta paraísos fiscales se ocultan más de 22 billones de dólares". Y no pagan impuestos.

En Francia, solo la décima parte de grandes empresas pagan los impuestos que les corresponden por sus ganancias. Y en Reino Unido, en 2005 y 2006, 466 empresas de las 700 mayores del país apenas pagaron entre todas 15 millones de libras en impuestos por beneficios. Las otras 436 grandes empresas restantes simplemente no pagaron y no consta que no tuvieran beneficios. Impuestos eludidos y evadidos suman en la Unión Europea más de 210.000 millones de euros anuales, según estimación muy prudente de la OCDE. Pero según Global Financial Integrity, América Latina perdió en los últimos diez años un billón cuatrocientos mil millones de dólares por impuestos evadidos.

Según informe de Oxfam-EEUU (Broken at the Top, abril de 2016), la evasión y elusión fiscal de empresas multinacionales le cuesta a EEUU 138.000 millones de dólares anuales, mientras los países explotados y empobrecidos pierden 125.000 millones de dólares al año por impuestos evadidos de grandes empresas. Dinero robado en definitiva, o hurtado, si se prefiere, porque evadir impuestos es hurtar a la ciudadanía. ¿O acaso no pagar los impuestos debidos no es apropiarse sin usar violencia de bienes ajenos contra la voluntad de sus dueños (el Estado, la ciudadanía)?

Para concretar la pérdida grave que es evadir impuestos, James S. Henry (ex economista-jefe en McKinsey, autor de Banqueros Sangrientos) calcula que los 21 billones de dólares no declarados y ocultos en paraísos fiscales, con un posible rendimiento del 3% y un moderado 30% de impuesto generarían 190.000 millones de dólares para los estados. Y, si el dinero oculto en paraísos fiscales fuera el de la estimación más alta de dinero escondido en los paraísos, 32 billones de dólares, los impuestos evadidos recuperados rentarían entonces 280.000 millones. Solo gravando el impuesto sobre las rentas del trabajo, el IRPF. Impuestos por plusvalías, herencia y otros aportarían aún más.

La evasión de impuestos es una industria, un sector económico. Los cuantiosos beneficios ocultos de las multinacionales viajan, por ejemplo, de Francia, Italia, Alemania o España a Irlanda, donde el tipo máximo de impuesto de sociedades es el 12%. De Irlanda se desplazan a Holanda (1% de tasa) y de Holanda se envían a las Islas Vírgenes, Delaware o similar, donde no pagan.

El resultado final es que quienes más consiguen y acumulan más riqueza apenas pagan impuestos. Y algo muy importante: esas transferencias son posibles por la complicidad de una nutrida legión de intermediarios, directivos de bancos, asesores fiscales y gabinetes jurídicos.

Habría que empezar a actuar contra todos, contra toda esa industria evasora. Si se busca con tenacidad, se encontrarán resquicios y brechas por donde atacar.

Xavier Caño Tamayo    ATTAC Madrid

Comentar