Categories

 

Portada > Economías > Economía del Bien Común > Orendáin, municipio del Bien Común


En la provincia de Guipúzcoa

13 de diciembre de 2014

Orendáin, municipio del Bien Común

- Asamblea democrática, presupuestos participativos o índice de calidad de vida municipal son algunas de las líneas de actuación de este municipio que apostó por la Economía del Bien Común hace 1 año
- La Asociación Federal Española para el Fomento de la Economía del Bien Común quiere dar a conocer las buenas prácticas de Orendáin cuyas áreas de trabajo incluyen justicia social, solidaridad, sostenibilidad, participación democrática y transparencia.
- Es un pueblo 0 en basuras y tiene el objetivo de convertirse en lo más autosuficiente posible en materia de energía.


JPEG - 75.9 KB
Ayuntamiento de Orendáin. Municipio por el Bien Común

Orendáin es un pequeño municipio rural de la comarca de Tolosaldea en la provincia de Guipúzcoa. En 2013 estaban censados 192 habitantes. Hace 1 año, el equipo de gobierno en el ayuntamiento, presidido por su joven alcalde, Gorka Egia, propuso seguir los principios de la Economía del Bien Común. La decisión fue de todo el pueblo (no un simple pleno), con votaciones directas.

Con una población pequeña y muy unidos en pro de las mejoras del pueblo, se creó una estrategia basada en 5 puntos que, a día de hoy, se estudian como un buen ejemplo de gobierno municipal, no solo en el País Vasco, sino en toda España.

1. Asamblea Democrática, partiendo de la agenda 21 en 2013 se organizó un proceso participativo en el que se recogieron 91 propuestas de los ciudadanos y se marcaron las prioridades en un plan de acción. Participó el 90 % de la población mayor de 16 años, rellenando un cuestionario que se envió a cada casa. “Además, organizamos todos los años presupuestos participativos en donde los ciudadanos marcan nuevas prioridades, controlan los movimientos de dinero que ha habido”, explica Gorka Egia, alcalde de Orendáin.

2. Balance del Bien Común, para medir y dar continuidad a todas las medidas llevadas a cabo, se están dando los primeros pasos en el proceso de realizar su Balance del Bien Común en colaboración con la Asociación EBC de Euskadi.

3. Expandir la idea de EBC a las empresas del municipio. Aunque el pueblo no tiene muchas empresas, y las que hay son pymes relacionadas con la agricultura y ganadería, hay un creciente interés por transmitir las ideas de la Economía del Bien Común para la gestión de las mismas.

4. Creación de un Índice de Calidad de Vida Municipal. Siguiendo el modelo del Índice de la Felicidad de Bután, Orendáin está en el proceso de elaboración de su propio índice de calidad de vida para los habitantes del municipio. Para ello, “hemos creado un cuestionario que se ha mandado a todas las casas. Intentamos crear nuevas tendencias a la hora de hacer propuestas de acción. Por ejemplo, que además de propuestas como poner más farolas o reformar la plaza, también haya ideas para poder incidir en la soledad de la gente mayor que viva en caseríos apartados”, explica su alcalde.

5. Expandir la idea de EBC a la región. En este sentido el próximo marzo se van a organizar unas jornadas en la agencia de desarrollo local de la comarca donde se reunirán empresarios, sindicatos, asociaciones, vecinos, representantes de ayuntamientos, otras agencias de desarrollo de Guipuzkoa.... para compartir buenas prácticas e invitar a que se sumen al proyecto.

Las líneas de trabajo de este municipio para seguir mejorando incluyen justicia social, solidaridad, sostenibilidad, participación democrática y transparencia.

Orendáin seguirá trabajando en políticas pioneras en términos de Justicia Social y solidaridad. Por ejemplo, se espera que a partir del año que viene se cobren los impuestos municipales según ingresos de cada hogar. Además, se ha creado un servicio de atención ayudar a la gente en desempleo y este año se donará parte del presupuesto para proyectos en países en vías de desarrollo.

En los aspectos de sostenibilidad ecológica, en Orendáin se recoge de manera selectiva el 90% de la basura. “Somos pueblo cero basura. Comercializamos nuestra energía con Goiener que es una cooperativa sin animo de lucro que sólo compra de energías renovables y se está comenzando un proyecto para que todo el pueblo reduzcamos el consumo de energía eléctrica en un 20%”, explica Gorka Egia.

Para conseguirlo se han renovado ventanas, puertas, bombillas… el objetivo es conseguir ser un pueblo autosuficiente y abastecerse de su propia energía limpia. “No sé cuándo lo conseguiremos, pero hemos empezado en esa dirección”, explica el alcalde.

Sin duda, una de las iniciativas que genera más interés es la organización de los primeros presupuestos participativos. Para garantizar la transparencia se edita un periódico trimestral donde se dan cuenta de todos los movimientos de dinero. El próximo año se renovara la web y se podrá consultar la cuenta bancaria del ayuntamiento en cualquier momento.

Economía del Bien Común

La economía del bien común se rige por una serie de principios básicos que representan los valores de confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad y compasión, entre otros. En la economía real actual se mide el éxito económico con valores o indicadores monetarios como el producto interior bruto y los beneficios que dejan fuera a los seres humanos y al medio en el que vivimos. Estos indicadores no nos dicen nada sobre si hay guerra, se vive en una dictadura, si sobreexplotamos el medio, si se respetan los derechos humanos, etc. De la misma manera que una empresa tenga beneficios no nos indica nada sobre las condiciones de sus trabajadores ni sobre lo que produce ni cómo lo produce.

El balance del bien común mide como una empresa vive: la dignidad humana, la solidaridad, la justicia social, la sostenibilidad ecológica, la democracia con todos los agentes económicos.

Finalmente, la evaluación de esos valores permitirá al consumidor escoger los productos. Para los defensores de la economía del bien común, las empresas que guíen esos principios y valores deben obtener ventajas legales que les permitan sobrevivir, frente a los valores del lucro y la competencia actuales.

El Salmón Contracorriente  

Comentar