Categories

 

Portada > Economías > Políticas > Nietzsche mató a Dios; la Troika, a la...


25 de julio de 2015

Nietzsche mató a Dios; la Troika, a la democracia

La lección más amarga de todo lo que ha ocurrido en Grecia es que la Troika [1], con “el empujón” de Estados Unidos, ha dado jaque mate a la democracia y ha mandado un mensaje “fobera” (para meter miedo) a todos los pueblos de Europa –principalmente del Sur- que aspiran a tener gobiernos defensores de las conquistas sociales, los Derechos Humanos y la soberanía nacional.


Nietzsche mató a Dios; la Troika, a la democracia
SantiMB.Photos cc  

El pueblo griego, acorralado, arruinado y debilitado, fue elegido por los plutócratas y la banca para dar un castigo ejemplar a los que todavía creen que es posible la libertad y la DEMOCRACIA en el viejo continente. ¿Qué pasó con la princesa Europa, hija del Rey Agénor de Fenicia, que fue raptada por el toro blanco [2] que encarnaba los ideales aristotélicos de Alejandro Magno?

Muchos pensábamos que el primer ministro griego Alexis Tsipras estaba preparando una salida gradual del euro para evitar un acuerdo vejatorio con Bruselas que, lejos de traer prosperidad, endeudará mucho más a su pueblo, que tendrá que pagar durante varias décadas, tal vez medio siglo, préstamos de más de 300.000 millones de euros.

Mientras el 70% de los diputados de Syriza decía NAI (SI) [3] a las imposiciones de la Troika (más impuestos, recortes en gasto público, subida del IVA en productos de primera necesidad, despidos libres, privatizaciones, etc.) los irreductibles no daban su brazo a torcer y se negaban a bailar “dirty dances” con Angela Merkel y los “Porkyis Pigs” del Parlamento europeo, esos y esas que “sólo conocen de oídas el dolor humano”. [4]

El Premio Nobel de Economía Paul Krugman advertía poco después del NAI griego:

"La estrategia de recortes y más recortes ha fracasado. Si antes no funcionaron las políticas de austeridad, ahora tampoco van a cuajar. Si Grecia deja el euro y empieza la recuperación económica, sería un ejemplo para otros movimientos políticos (¿PODEMOS?) que podrían seguir la senda marcada."

Paul Krugman agregaba –en línea con el ex ministro de Finanzas Yannis Varoufakis-:

"Creo que (los griegos) no podrán hacer frente a esa gigantesca deuda. Al final tendrán que claudicar."

Si Nietzsche pasó a la historia como “el asesino más célebre de Dios”, los poderes económicos – cuyo enriquecimiento se basa principalmente en la usura y en la especulación-, han matado a la Diosa Democracia hipotecando, de por vida, a los pueblos más vulnerables. ¡Ay de aquel que desafíe al poder establecido y se atreva unirse a las filas de Espartaco!

Mientras Grecia negociaba con Bancaraña, el presidente Barack Obama cogía el teléfono para hablar con Angela Merkel para que convenciese a los helenos de que aceptasen el regalo del “Caballo de Troya”, ya que se corría el peligro de que “los antisistema” se acercasen a Rusia, el diablo rojo que tanto odia la Casa Blanca.

Para los países débiles el euro resultó ser una trampa de la que es muy difícil liberarse. De eso los griegos ya se han dado cuenta. De ahí su rotundo “No” a las políticas de austeridad y, al mismo tiempo, su aplastante “Sí” en todos los sondeos a la permanencia de Grecia en el euro. ...Va a ser muy difícil aplicar el acuerdo (..) la sociedad griega se derrumbaría. Se ha abierto una brecha difícil de cerrar en el partido gobernante, podría haber elecciones anticipadas en septiembre u octubre”, enfatizó, en declaraciones a este periodista, la socióloga griega Margarita Adamou.

Adamou, que es también licenciada en Ciencias Políticas y trabaja como editora en la revista “Panorama Griego” [5], agregó que:

 El pueblo griego ha alcanzado una gran madurez. Me impresionó la serenidad con la que la gente reaccionó ante el cierre de los bancos. ...A mi juicio se nos planteará de nuevo el Crexit; pero, en este caso hipotético, sería conveniente que fuésemos nosotros mismos los encargados en organizar una salida coordinada del euro.

El abuso de poder y la democracia, son excluyentes. La mordaza, la amenaza, el castigo, etc., son atributos de regímenes terroristas. ¿Quién está deformando el rostro de Europa con muecas que empotran el miedo a los que nacieron sin escudo y sin coraza?

La democracia consiste en cumplir, sin excusas, los programas que se prometen al pueblo. Lo contrario no es más que una farsa. Si un gobierno no puede implementar los compromisos adquiridos, debe dimitir, marcharse, o convocar un referendo para revalidar la confianza de los hombres y mujeres que creyeron en su honradez.

El abuso de poder y la democracia, son excluyentes

La crisis griega nos ha dejado sentencias demoledoras. Todas ellas son heridas sangrantes en el corazón de Europa. En la memoria colectiva está grabada con fuego esta reflexión de Yannis Varoufakis: En 1967 [6], fueron los tanques los que acabaron con la democracia (..) ahora han sido los bancos. Y esta otra advertencia de la presidenta del Parlamento Zoi Konstantopulu [7]: Es un día negro para la democracia.

En España, el líder de PODEMOS Pablo Iglesias apoyó al primer ministro griego Alexis Tsipras y dijo que tuvo que aceptar el acuerdo porque estaba entre la espada y la pared. Ese argumento no convence. Si hay que entregarse a la Troika, es mejor dejar la tarea a la derecha. Ella está entre amigos. Liquidar la democracia con préstamos que anulan la soberanía nacional, es como vender la primogenitura por un plato de lentejas.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para decirnos que sólo hay dos opciones: o plantar cara a los mercaderes e instalar una verdadera democracia, o aceptar el yugo de la noria que nos deshumaniza y esclaviza.

Javier Cortines     Nilo Homérico

Notas

[1La Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

[2Zeus.

[3Se refiere a la votación del parlamento griego que aprobó una parte del acuerdo alcanzado con Bruselas el pasado 16 de julio.

[4Sentencia de Eduardo Galeano.

[5Panorama Griego (Atenas, edición en castellano).

[6Se refiere al llamado golpe de Estado de los coroneles que impuso una dictadura militar que duró hasta 1974.

[7Zoi Konstantopulu pidió a los parlamentarios que “rechazasen el chantaje”.