Categories

 

Portada > Economías > Fiscalidad > Milmillonario: hombre, estadounidense y de más...


En dos años, el 1% de la población poseerá más del 50% de la riqueza mundial

17 de marzo de 2015

Milmillonario: hombre, estadounidense y de más de 50 años

El 1% de la población mundial ha incrementado su riqueza desde el 2010, llegando a igualar la suma de la riqueza del 99% restante. Estas cifras se traducen en que 3500 millones de personas comparten la misma riqueza que 80 personas. Si la tendencia continúa, en solo dos años este 1% poseerá más del 50% de la riqueza mundial.


Milmillonario: hombre, estadounidense y de más de 50 años
Svilen001  

Los 1.645 milmillonarios que, según la lista Forbes, se contaban en 2014, se caracterizan por ser hombres, estadounidenses y de un rango de edad superior a los 50 años.

Estos datos, recogidos en el informe de Intermón Oxfam “Riqueza: tenerlo todo y querer más” [1] señala que más de un tercio de estos millonarios no amasaron su fortuna, sino que la obtuvieron como herencias. Este perfil pone de manifiesto los ideales de las sociedades que consideramos “modernas” y que siguen otorgando una mayor importancia al hombre sobre la mujer, sobre todo a la hora de ocupar altos cargos en empresas o instituciones, y que encuentran en la edad un indicativo de experiencia, sabiduría, confianza y conocimiento.


El dato quizás más significativo de estos milmillonarios es que sus actividades están centradas, por lo general, en tres sectores: financiero, farmacéutico y atención sanitaria.

Los sectores farmacéutico y de atención sanitaria han sido los que han experimentado un mayor incremento de riqueza, un 47%. Estos sectores nada tienen que ver con la imagen que tienen frente a la sociedad, sino que están construidos como verdaderas empresas que tan solo entienden un concepto en la salud: rentabilidad económica, olvidando los principios de la bioética. Mientras que varias enfermedades permanecen sin investigar, como es el caso de la enfermedad de Chagas, que afecta entre 15 y 17 millones de personas al año y causa la muerte de 50.000 personas, existen aproximadamente 1800 patentes de medicamentos destinados a adelgazar.



3.500 millones de personas poseen la misma riqueza que 80 personas

Aunque el incremento de beneficios de estos sectores es grande, lo verdaderamente escandaloso es el lobby que ejercen sobre el sector público, destinando gran parte de sus dividendos a financiar campañas gubernamentales, con la intención, entre otras, de reducir sus cargas fiscales. Esto conlleva una doble consecuencia y, lamentablemente, ninguna positiva. La primera es que al reducirse su carga fiscal se reduce su contribución al dinero público destinado, entre otros, a sanidad y educación. La segunda, es la reducción de sus posibilidades de inversión en campos de investigación, ayudas o subvenciones.

Un ejemplo: las tres empresas farmacéuticas que conforman la Federación Internacional de Asociaciones de Industriales Farmacéuticos destinaron 3 millones a la lucha contra el ébola. Este dato contrasta con los 18 millones de dólares que destinaron a lobby.

Sin embargo no vamos directos hacia un pozo sin salida. Oxfam lanzó en 2014 su campaña “Iguales” en la que incluía una sería de puntos que pretenden mejorar la situación en la que nos encontramos. Entre esas propuestas se incluye la creación de cuerpos políticos que verdaderamente trabajen y piensen en la ciudadanía, acabar con las desigualdades económicas y la creación de unas bases de protección social universal entre otros.

María Pérez García  

Notas

Comentar