Categories


Portada > Blogs > El Blog del Noble Gallo Beneventano > Los Reyes Magos no pasarán por Alepo



 
 
 
 
El Blog del Noble Gallo Beneventano

25 de diciembre de 2016
Javier Cortines 

Los Reyes Magos no pasarán por Alepo

Los Reyes Magos no pasarán por Alepo

Los Reyes Magos no pasarán por Alepo
 
ninguna estrella les guiará hacia esa milenaria ciudad
donde nadie abre la bolsa ni los mercados
y el frío invernal congela
esqueletos de edificios arrasados.
 
En las fachadas de sus casas
con las lepras de todas las guerras
se desploma la dignidad del hombre
que sólo vence matando.
 
Los camellos no quieren ir a Alepo
saben lo que les espera
prefieren andar por alamedas
donde se desayuna cruasán con café
o por centros comerciales
donde luce el Portal de Belén.
 
Los Reyes Magos no quieren pasar por Alepo
allí, los niños nacen viejos, rotos, y
los caídos han cambiado las piernas
por sillas de ruedas de madera.
 
Sus manos, asen aire
sus pies, sangre
sus bocas, nada
sus ojos, vacío.
 
Los Reyes Magos no pasarán por Alepo
aquello es un matadero
mejor no haber nacido
o haber nacido ciego.
 
Los Reyes Magos no quieren ir a Alepo
ni tampoco a Damasco
donde Bashar Al-Ássad
cagado de miedo
pide ser crucificado en su trono de hielo.
 
Mientras tanto en Berlín
un falso refugiado
mata a la gente
con un camión robado
¡Ay, qué trágica historia
para fomentar en Europa
el racismo y la xenofobia!
 
Al otro lado del charco
las mofetas darán la bienvenida,
cual palomas podridas, al 2017,
y festejarán la llegada
al Despacho Oval
de Donald Trump
 
Al otro lado del charco
los ángeles, de ébano y marfil, cantarán:
¡Feliz Navidad!
al presidente que se va
a ese que ganó El Premio Nobel de la Paz
 
Al-Ássad, Putin, Obama, Trump, Bruxelas,
¿Cómo funcionan las fábricas de mentiras donde se
limpia y embotella la sangre de los genocidios?
 
Los Reyes Magos no pasarán por Alepo
(ni tampoco por Palmira)
ninguna estrella les llevará a esa milenaria ciudad
que bien se ganó el título de Patrimonio de la Humanidad

Javier Cortines   Nilo Homérico

Comentar