Categories

 

Portada > Economías > Consumo > Libérate del consumismo: Be free my friend


Hay Alternativas al adoctrinamiento

22 de enero de 2015

Libérate del consumismo: Be free my friend

Tenemos la creencia de que consumir es un simple acto individual para satisfacernos tanto en las necesidades básicas como en todo aquello que queremos, sin muchas veces realmente necesitarlo. En realidad la suma de nuestros consumos de algún modo están haciendo perpetuar y reforzar un modelo que solo cuando te paras y reflexiones te das cuenta de lo absurdo que es.


Libérate del consumismo: Be free my friend

Mucho me temo amigos y amigas que todo es fruto del condicionamiento basado inicialmente en las costumbres y posteriormente aprovechado y exacerbado por las denominadas élites, que han hecho al consumismo como el mejor aliado del sistema financiero o de crédito, que tanta esclavitud y endeudamiento esta generando en la sociedad global. Han sido muy sutiles estudiando el funcionamiento del cerebro humano y como condicionar a este mismo hacia el consumo por el consumo, sin aportarle realmente valor tanto al individuo como al colectivo.

El consumismo se consagró con el surgimiento de las grandes corporaciones, concentraciones de poder, control y riqueza que han hecho al ser humano dependientes de un mundo diseñado en la economía de la escasez y del continuo crecimiento económico. Todo esto ha sido un éxito provechoso para ellos pues han sabido concentrar todo el poder y el dinero en su beneficio con una acción muy simple y que todo ser humano puede hacer, consumir.

El dogma del consumismo durante las últimas décadas ha llevado a prácticamente todo el mundo el mensaje de “si quieres ser feliz, consume“. Bajo esta promesa simulada/diseñada ha convertido a las personas en consumidores autómatas que no se paran a reflexionar y que aceptan como algo normal todo aquello que fomente el consumo, como son las políticas de consumir más para producir más y trabajar más, para ganar más y vuelta a consumir más. Un ciclo vicioso totalmente integrado en la sociedad occidental.

El ciclo de vida de la esclavitud del consumismo

“… Analizando, incluso superficialmente, este mecanismo al cual se nos incentiva cotidianamente a través de distintas vías, es relativamente fácil percatarse que utiliza, como máximo estimulante, una promesa: la felicidad. Al asociar el acto de consumir con la posibilidad de que seas feliz, millones de personas se vuelcan a perseguir ese estado abstracto, históricamente codiciado, que representa ser feliz.

Pero dentro de la dinámica del consumo la felicidad es algo que jamás se alcanzara, pues se trata de un modelo explícitamente construido para evitar que llegues a tu fin y, en cambio, vivas atrapado en un proceso simulado de búsqueda de felicidad. Pero ser esclavo de este espejismo no es la única consecuencia de volcarte a consumir. También existen otros efectos como la pérdida de identidad, la alienación e incluso la pérdida de una autoestima genuina.

Y es que a fin de cuentas el problema de raíz, que origina las consecuencias recién mencionadas, se debe a que una persona deposita su identidad alrededor de los artículos y productos que compra. Paralelamente se olvida de buscar respuestas en su interior, desestima por completo el auto-conocimiento y comienza a asociar íntimamente su valor como individuo a aquellos objetos que posee. Y es precisamente por estas características psico-sociales que el consumismo termina por ser una eficiente prisión para millones de personas.” — fuente pijamasurf.

Esclavos del consumismo

Este modelo tan poderoso y lógico “aparentemente”, esta suponiendo una crisis sistémica, consumimos sin tener en cuenta que los recursos de la tierra son limitados y que este modelo de vida o estilo de vida es insostenible afectando en ello a la ecología del ser humano (sus valores, su salud mental, etc).

En esta situación los grandes poderes económicos y mediáticos enriquecidos por este modelo ha hecho de ello una nueva religión que están extendiendo por el mundo tras tener un gran éxito en occidente ahora se esta exportando al oriente.

Como en toda nueva religión existe o existen varios dioses. En occidente existe la figura de hermosa barba blanca, con un aspecto acogedor, siendo ya el mayor embajador de toda esta fiebre de consumo, como es Papa Noel que es omnipresente, con toda una historia creada por el pensamiento del ser humano. Ya tenemos a un dios como en una religión, Papa Noel. (Te dejo un articulo interesante sobre la historia de Papa Noel)

Necesitamos ahora un medio o varios medios como lo son los documentos sagrados, desde donde difundir los valores de esta religión como son los libros de economía y empresa convencional, anuncios en la televisión, la radio, los mensajes de los políticos convencionales, los paneles publicitarios en las calles, la publicidad en los buzones, la publicidad en internet, etc. Curiosamente en internet la publicidad esta personalizada en función de nuestras búsquedas. Estamos más controlados de lo que podíamos creer para que sea difícil que desconectes del sistema consumista. Las nuevas generaciones verán todo esto como algo normal y serán defensores de todo esto, siendo un gran riesgo y lo importante de crear alternativas hoy y educar a los niños desde las casas, desde las escuelas, desde las calles, sobre todo esto.

Como en toda religión se necesita también templos sagrados donde practicar esta religión del consumismo. Estos lugares son los centros comerciales y en estas fechas se hace casi imposible transitar por esos espacios. Por cierto es curioso saber y conocer como las grandes marcas invierten dinero en estudios sobre la psicología humana para saber como estimular e influir al ser humano para que este consuma de un modo sutil sin que este se de cuenta de que le están conduciendo hacia ello. Y como las pequeñas marcas posteriormente aplican este conocimiento para aplicarlo con sus consumidores.

Aquí les dejo un vídeo que habla sobre como los centros comerciales están diseñados para que pagues un precio por entrar a través del consumo.

“…centros comerciales son las mecas arquitectónicas de la sociedad de consumo, y el diseño de estos templos del capital no es gratuito: todo está pensado para manipular tu psique para que te desprendas fácilmente de tu dinero.

De entrada el Centro Comercial crea una espacio de interzona que te da un respiro, un descanso visual antes de la inmersión en la vorágine. Ya en los pasillos de los comercios todo está hecho para que busques refugio del ruido y de la sensación de desorientación programada en el cálido interior de una tienda.

Como los casinos, los centros comerciales construyen la sensación de ser mundos fuera del mundo: nunca verás un reloj y se intentará bloquear toda vista exterior, para lograr el efecto de la cápsula, bajo cuya dosis podrás perderte en el mundo de las compras.

Uno de los ejemplos de la manipulación del consumidor es Ikea, que teje un laberinto alrededor de sus productos para que una persona interactúe con productos los cuales no pensaba comprar. Según un estudio de la Universidad de Londres muestra, de esta forma los consumidores compran hasta 60% más.

Otro de los trucos de los malls es que te sea difícil acordarte de dónde dejaste tu auto: luego de haber sido bombardeado por tantos estímulos, haces lo que sea para no tener que afrontar este predicamento… y caes en cuenta que después de todo sí necesitas otro televisor.” — fuente pijamasurf.

Como también ocurre en las religiones, existen fechas importantes en el calendario del consumismo, como son las semanas de rebajas (como si de una semana santa se tratara), también fechas festivas puntuales que el consumismo también aprovecha aplicando la lógica de regalar algo para demostrar lo que amas a la otra persona como son el día del padre, de la madre, de los enamorados, de la navidad, de los reyes magos, etc. Y también hay días creados por el propio consumismo donde celebrar sin más el consumo por el consumo como es el conocido Black Friday.

Black Friday — La deshumanización y el consumismo

Hasta aquí hemos reflejado las similitudes con respecto a una religión convencional que en todo el mundo mantiene cautivada a millones y millones de personas.

Como ya hemos comentado el consumismo ha conseguido llegar a prácticamente toda la masa social pues ha creado un mecanismo que emplea el máximo estimulante, como es la promesa de la felicidad. Una felicidad que esta fuera de ti, asociándola al acto de consumir. Pero el verdadero éxito de esta dinámica diseñada es que jamás se alcanzará la felicidad, se trata de un modelo explícitamente construido para evitar que llegues a tu fin y, en cambio, vivas atrapado en un proceso simulado de búsqueda de felicidad.

…ser esclavo de este espejismo no es la única consecuencia de volcarte a consumir. También existen otros efectos como la pérdida de identidad, la alienación e incluso la pérdida de una autoestima genuina.

El problema de raíz se debe a que una persona deposita su identidad en los artículos y productos que compra. Y en este proceso de identificación con lo exterior se olvida de buscar respuestas en su interior, desestima por completo el auto-conocimiento y comienza a asociar íntimamente su valor como individuo a aquellos objetos que posee. Y es precisamente por estas características psicosociales que el consumismo termina por ser una eficiente prisión para millones de personas.

Existen 3 elementos que ayudan a perpetuar este modelo de consumismo:

  • El poder de la publicidad que se encuentra en todos los sitios para recordarnos que tenemos que consumir, influyéndonos y obligándonos de algún modo a seguir las modas y comprar aquello que no necesitamos.
  • El poder del crédito, es decir el poder financiero de los bancos que nos facilitan el dinero para consumir aquello que no necesitamos y que además nos genera una deuda.
  • La obsolescencia programada o caducidad de los productos, de tal modo que transcurrido un tiempo breve o bien dejen de funcionar o bien aparezca una nuevo producto que supera al anterior, sintiéndonos obligados y presionados a comprar otros productos nuevos.

Obsolescencia programada

Para que esta maquinaria de continuo crecimiento económico, consumo, especulación y endeudamiento este activo es necesario crear productos y servicios que en cuestión de poco tiempo queden obsoletos y tengan que ser renovados sin valorar el gran impacto negativo que esto genera. Aquí podrás ver un gran documental sobre la obsolescencia programada “Comprar, tirar, comprar”. Actualmente este modelo se extiende y cada vez influye y llega con más rapidez a las nuevas generaciones haciéndolas seguidoras y consumidoras de productos diseñados para ellas desde tempranas edades, a partir de la publicidad y la televisión, asegurándose el futuro del modelo al condicionar mentes que aun no tienen la suficiente capacidad para pensar y razonar. Lo peor de todo esto es que los padres condicionados por el sistema apenas pueden ayudar a sus hijos para que sean libres de elegir. Desde pequeños a los niñxs se les lleva al centro comercial como plan familiar durante el fin de semana…

Programa de adoctrinamiento al consumismo

Los gobiernos, generalmente aliados de las grandes corporaciones, abogan por un perfil de consumidor al que denominan “El buen consumidor” o consumidor “pasivo” o esclavos del consumismo. En resumen el programa del buen consumidor basado en el miedo, dice:

  • Si dejas de consumir el sistema se colapsaría.
  • Consume las cosas que quieres y no las que realmente necesitas.
  • Mantente siempre a la moda con cada nueva temporada.
  • Sigue las tendencias y a las celebridades que establecen la moda del mañana.
  • Si no estas a la moda, estarás fuera de la sociedad, aislado.
  • Confía en las “marcas” son tus amigas porque estas mantienen stocks de productos para que siempre consumas. Siempre crean nuevos productos para que puedas elegir o también ellas pueden elegir por ti.
  • Ayuda a las marcas, haz publicidad gratis de las mismas llevándolas contigo.
  • No esperes a que las cosas se vuelvan obsoletas, cámbialas antes por las nuevas (early adopters).
  • Nunca repares las cosas, tíralas a la basura y compra las nuevas versiones.
  • Nunca compartas tus cosas con los demás. Cada persona tiene que ser propietarias de sus propias cosas.
  • Consumir mucho es bueno para el medioambiente porque se acumula más basura y se recicla más.
  • El buen trabajador trabaja mucho para comprar todo lo que quiere. Y si no tiene dinero suficiente pide un crédito a los bancos, creando una deuda.
  • Date satisfacción comprando nuevas cosas, esto te hará feliz. Hazlo también con tus hijos, para que sean felices.
  • Enseña a tus hijos lo importante que son para sus vidas las marcas.
  • Recuerda tanto tienes, tanto vales. Tu valor es el dinero.
  • Siempre tienes que ser el mejor consumidor para sentirte valorado, sino lo haces tendrás continuamente ansiedad.
  • Cuando sientas los primeras sensaciones de depresión ve inmediatamente al centro comercial para llenarte de ilusiones y practicar la terapia de las compras.
  • Recuerda tu misión en la vida es consumir para proteger el sistema que cuidará de ti.

Hay alternativas

Ante esta realidad y en paralelo, existe un despertar global de conciencia en personas de todo el mundo que están rediseñando y hackeando la filosofía de vida adoptada del siglo XX basada en el modelo industrial, lineal, productivista y materialista. Se están creando movimientos y alternativas sociales que intentan reducir el desequilibrio generado por el consumismo. Algunos ejemplos de movimientos alternativos son el freeganismo, el decrecimiento, slowlife, el consumo colaborativo, etc.

La base fundamental para una nueva cultura de consumo responsable debe de emerger primero desde el individuo, el cual fundamentalmente puede cambiar su propio mundo cambiando sus actos cotidianos en base a su auto-percepción, auto-conocimiento y principios personales.

Para explicar toda esta alternativa que no para de crecer globalmente, que mejor que unos vídeos.

Consumo Responsable

Consumo Colaborativo

Por cierto, os comparto la publicación sobre el libro “Vivir mejor con menos” escrito por mi compañero de OuiShare Albert Cañigueral (creador del blog ConsumoColaborativo). En el libro encontraréis una gran introducción a la Economía Colaborativa, una economía de transición hacia nuevos modelos socio-económicos que transformarán la economía tradicional que adoptamos del siglo XX. También te facilito un manual breve para el consumidor responsable.

Y recuerda amigx, por mucho que intenten bombardearte con mensajes publicitarios que alientan a encontrar la felicidad fuera de ti, en el exterior, consumiendo y consumiendo, recuerda que la verdadera naturaleza de la felicidad se encuentra muy cerca de ti, es decir dentro de ti y que debes de compartirla con las personas que te rodean. La vida es sencilla pero otros intentan complicarla creando falsas necesidades.

Reflexiona antes de consumir. Vive una vida más sencilla y sentirás más presente la felicidad que abunda en tu interior. Sentirás de nuevo el latido de tu corazón dándote cuenta de algo muy importante. Estas vivo y tienes una nueva oportunidad.

Carlos G. de Juan     Miembro de Ouishare

Comentar