Categories

 

Portada > Alternativas > Energia > Iberdrola cortó la luz a 265.175 hogares en...


Organizaciones sociales presentan 12 medidas para acabar con sus abusos

8 de abril de 2016

Iberdrola cortó la luz a 265.175 hogares en 2015 mientras su presidente cobraba 26.027 € al día

Distintas organizaciones sociales han leído hoy un manifiesto en la junta accionarial de Iberdrola. El documento presenta 12 propuestas para que Iberdrola acabe con las malas prácticas que comete contra sus propios accionistas, los consumidores, la sociedad en general y el medio ambiente.


Iberdrola cortó la luz a 265.175 hogares en 2015 mientras su presidente cobraba 26.027 € al día
Ignacio Sanchez Galan. Presidente de Iberdrola. Foto: theverb.org cc  

Las organizaciones ADICAE (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros), ANAE (Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética) y ARCE (Asociación Regional de Consumidores de Energía), Greenpeace España, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y SETEM MCM han asistido hoy a la junta general de accionistas de Iberdrola, que se ha celebrado en el Palacio Euskalduna de Bilbao, para exponer un documento con 12 medidas en una junta que los representantes de de estas organizaciones han calificado “como un ‘teatro’ donde las decisiones llegan aprobadas de antemano por el Consejo de Administración, que solo pretende disfrazar de democrática la imposición de unos abusos que comete en nombre de sus pequeños accionistas”.

Las acciones planteadas por las organizaciones sociales se resumen en los siguientes puntos:

1- Para acabar con la pobreza energética, poner fin a los cortes de suministro a los hogares en riesgo de exclusión social, siendo estos determinados previamente según criterios económicos y sociales contrastables.

2- Que Iberdrola se fije públicamente el objetivo de tener un parque de generación eléctrica prácticamente 100% renovable antes de 2030. Esto implica necesariamente, en reconocimiento del riesgo al que Iberdrola expone a toda la ciudadanía y al medio ambiente, el cierre de todas sus centrales nucleares antes de 2024, empezando por la central de Garoña.

3- Que se fije una fecha para el cierre de la térmica de carbón de Velilla (Palencia) no más tarde del 2020. Es insostenible no reducir las emisiones peligrosas para la salud pública y es una obligación legal comunitaria que debe asumir Iberdrola y, en ningún caso, debe realizarse con dinero público. A su vez, Iberdrola debe garantizar un plan de reconversión laboral para los trabajadores vinculados, directa e indirectamente, a esta producción de carbón.

4.- Que Iberdrola realice la evaluación del impacto del cambio climático sobre sus activos fósiles y la publique, junto con la información que pueda afectar a los accionistas, el año que viene en la junta de accionistas.

5- Que Iberdrola dé voz y voto a sus pequeños accionistas. En lugar de intentar censurarles en su junta y de llevar ya los acuerdos aprobados de antemano por el Consejo de Administración.

6- Que Iberdrola renuncie a su posición respecto al ‘impuesto al sol’ y reevalúe el valor del autoconsumo para la sostenibilidad del sistema y para una mejor gestión de la red de distribución de electricidad.

7- Que se termine de una vez por todas con las ‘puertas giratorias’. Ningún cargo ligado a la esfera política y bancaria debe poder formar parte del Consejo de Administración de esta u otra compañía.

8- Acabar con el oligopolio del sector, controlado por tres empresas, entre ellas Iberdrola con un 40%. Esta posición dominante, además de impedir un verdadero libre mercado de la energía que redunde en una mayor competitividad y beneficie al consumidor, es fuente permanente de conflictos hacia el usuario.

9- Que haga pública su desvinculación del proyecto de megapresa hidroeléctrica de Sao Luiz do Tapajós (Estado de Pará, Brasil) y de otras megapresas en la Amazonia que amenacen la selva y los pueblos indígenas. La participación de Iberdrola en el negocio hidroeléctrico en Brasil, a través de Neoenergía, ha generado un gran impacto social y ambiental, como demuestra el problema de la presa de Belo Monte.

10- Que se implementen medidas de ahorro y eficiencia energética entre las empresas e industrias como entre los ciudadanos, así como el desarrollo de la generación distribuida con balance neto.

11- Promover una cultura energética a través de campañas de formación e información, cuya elaboración cuente con organizaciones independientes y sin intereses oligopólicos en el negocio eléctrico, y siguiendo las directrices de los ODS de la ONU y el COP 21 de París.

12- Que Iberdrola se adhiera al arbitraje de consumo como método de resolución extrajudicial de los conflictos que surjan con los consumidores, sin limitaciones y excepciones de ningún tipo (actualmente solo se encuentra adherida la distribuidora de Iberdrola, no la comercializadora, quedando fuera a consecuencia de ello el 90% de los arbitrajes presentados).

Las organizaciones argumentan que el cambio y la mejora pasan por dejar de contribuir a la pobreza energética, con 265.175 cortes de luz por impago en 2015 y la nula promoción del bono social mientras su presidente cobra 26.027 € al día, además de dejar de producir energías nocivas para la salud y el medio ambiente.

JPEG - 111.8 KB

Activistas en la Junta de Accionistas de Iberdrola

Yago Álvarez