Categories

 

Portada > Economías > Ecologismo > El estilo "Veggie" pisa fuerte en Europa y en...


La vida vegana, una alternativa a la escasez de recursos naturales

18 de marzo de 2017

El estilo "Veggie" pisa fuerte en Europa y en España

Cuando la típica película de ciencia ficción vaticina el fin del mundo pensamos que es cosa de locos, y si no cuántos filmes surrealistas habremos visto donde el mundo quedaba arrasado por una invasión extraterrestre o por un apocalipsis zombie. Siendo justos esta última sí que podría guardar cierta similitud con la realidad, ya que cabe la posibilidad de que el mundo sea arrasado por humanos devoradores, pero no de cerebros, sino de carne.


El estilo "Veggie" pisa fuerte en Europa y en España
Veggie World  

Así lo constata uno de los últimos informes de la ONU sobre medio ambiente, el cual refleja que el mundo tal y como lo conocemos podría terminar en el año 2050, debido a la inestabilidad de nuestro sistema alimenticio. Según el documento, la producción de carne y lácteos representa el 70% del consumo mundial de agua dulce, el 38% del uso total de la tierra y el 19% de las emisiones mundiales de gas efecto invernadero. De momento, estas cifras son plausibles, pero se estima que en 2050 la población mundial aumente a 9,1 millones de personas, por lo que la situación actual se tornará insostenible.

No obstante, en las películas de ciencia ficción siempre existe una persona que salva el mundo. En el caso que nos ocupa no es una, sino las muchas que se han sumado a la vida Veggie, una tendencia que pisa fuerte en Europa. Sino tomemos como ejemplo Alemania, uno de los países donde el veganismo está más extendido. En datos de Veggie Wold, actualmente viven en dicha nación 7,8 millones de vegetarianos, es decir, un 10% de la población. En esta cifra se incluye también el número de veganos, que se estima que son cerca de 900.000 personas. Además, una encuesta del Instituto de Investigación de Mercado Forsa concluyó que en Alemania viven 42 millones de ’vegetarianos a tiempo parcial’, es decir, aquellas personas que no comen carne tres o más días por semana, lo que ofrece una alternativa plausible para aquellos que no quieren abandonar por completo son hábitos de alimentación, pero si quieren comprometerse con el problema.

En 2015 se introdujeron en Alemania más productos veganos que en cualquier otro país europeo

Todos estos datos computan en un mercado que se nutre cada vez más de la vida Veggie. Así lo confirma el Instituto para la Investigación del Comercio (IFH) de Colonia, afirmando que en 2015 se alcanzaron unos ingresos de 454 millones de euros con productos veganos y vegetarianos, lo que supone un incremento del 25,9% respecto al año anterior. De acuerdo con este estudio, la categoría que más ingresos genera es la relacionada con alternativas vegetarianas y veganas a la carne. De hecho, según la empresa de investigación de Mercado Nielsen, en 2015, el comercio minorista del sector de la alimentación tuvo una facturación de más de 150 millones de euros con productos alternativos a la carne y salchichas veganas y vegetarianas. Se trata del doble de ventas respecto al año anterior. Las otras categorías de productos más vendidos serían las alternativas a los lácteos y el área de “desayuno”, comprendida por patés vegetales, mueslis y cereales.

La situación en España tampoco va por mal camino. Los primeros datos fiables que se tienen sobre el mundo Veggie en nuestro país datan de 2011, registrados en la encuesta ENIDE (Encuestra Nacional de Ingesta Dietética Española) de AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición). Según esta, el 1,5% de los encuestados afirmaron no comer carne ni pescado, lo que se traduce en unas 700.000 personas. De estas, los veganos ocuparían entre un 30 y un 40%, es decir, hablados de entre 210.000 y 280.000 personas.

En febrero de 2016, la consultora de innovación Lantern publicó el estudio “The Green Revolution”, donde intentó estimar el número de personas que siguen esta tendencia en nuestro país. Los datos contrastan con los de 2011: en España hay un 6,3% de “vegetarianos parciales”, un 1,3% de vegetarianos y un 0,2% de veganos. Sumando estas cifras obtenemos que un 7,8% de la población (3,6 millones de personas) apenas come carne o directamente no la consume. Según dicho estudio, las razones que aducen las personas para vivir según este estilo de vida son: éticas hacia los animales (57%), de sostenibilidad (21%) o de salud (17%).

La Veggie Wold aterriza en Barcelona, primera ciudad del mundo declarada veg-friendly

No obstante, España tiene mucho que hacer en materia Veggie, ya que el informe elaborado por la Federación Española de la Alimentación y Bebidas en 2014 confirma que la carne se ha convertido en el principal alimento consumido en los hogares españoles, así como en uno de los motores económicos de la industria de la alimentación del país. De esta forma, la carne fue el principal alimento adquirido por los consumidores españoles, representado en 4,6% de la cesta de la compra, seguido por pan y cereales, 28%; quesos y huevos 2,5%; pescado 2,4%; y frutas, hortalizas; legumbres y patatas, que oscilan el 1,6%.

A pesar de ello, España vive un panorama cambiante, donde en los últimos cinco años el número de negocios dedicados a este tipo de alimentación se ha duplicado, hasta alcanzar los 800 establecimientos en 2016. Por ello, en aras de un futuro mejor y con el objetivo de promover la cultura Veggie en nuestro país, este año Barcelona acogerá la Veggie World, la feria de estilo de vida vegano más grande y antigua de Europa. El acontecimiento tendrá lugar los días 1 y 2 de abril en la ciudad condal, que tiene el honor de ser la primera región veg-friendly del mundo. Durante su estancia, los visitantes podrán disfrutar de unos 70 stands de empresas nacionales y extranjeras con productos 100% vegano, desde comida hasta cosmética.

La feria, iniciativa de ProVeg, se celebró por primera vez en Alemania y durante 6 años se ha ido moviendo y expandiendo por Europa. Esperemos que con ella quede cuenta de que España sí es país para vegetarianos.

María Perez García    El Salmón Contracorriente