Categories

 

Portada > Alternativas > Cooperativismo > Cooperativas a contracorriente de la crisis


El cooperativismo genera 3.000 puestos de trabajo en tiempos de recesión

11 de octubre de 2015

Cooperativas a contracorriente de la crisis

Desde 2010 la palabra crisis caracteriza la economía mundial y especialmente la de los países del sur de Europa. Lejos de recuperarse, el mercado sigue desde entonces en una etapa de recesión económica. Mientras tanto, nacen en España 4.000 cooperativas y, mejor dicho, las cooperativas crean en España 3.000 puestos de trabajo. ¿Quien dijo crisis para el cooperativismo?


Cooperativas a contracorriente de la crisis
Fotograma del Documental "Together" producido por CICOPA  

El informe mundial de Cooperativas industriales y de servicios que elabora la Organización Internacional de las Cooperativas de Producción Industrial, Artesanal y de Servicios (CICOPA) recoge estos datos. Esta organización representa a 65.000 cooperativas de los sectores secundario y terciario. La mayoría de estas entidades son de trabajo asociado, aunque también representa a cooperativas de productores autónomos o PYMES que se unen para fortalecer su negocio

Estas cooperativas tienen varias particularidades. En referencia al “trabajo asociado”, esto supone una gran ventaja para las y los trabajadores, pues ellos mismos son los miembros de la asociación, con los beneficios que ello reporta. También se debe destacar, que la gran mayoría de las empresas afiliadas a CICOPA son PYMES, lo que a parte de generar sinergias positivas entre ellas, restringe el marco de actuación a las grandes multinacionales. Así mismo, destaca el número de organizaciones que hacen partícipes a personas desfavorecidas como socios, creando círculos de integración social. Además, como objetivos a largo plazo se plantean proyectos junto con sectores nuevos e innovadores, como las energías renovables.

El “lado bueno de la crisis”: el cooperativismo gana peso en la economía

Sin restar importancia a lo anterior, lo que verdaderamente destaca es la trayectoria económica de estas organizaciones, y es que la crisis ha sido una oportunidad para las cooperativas, pues ellas han sido la alternativa de muchos trabajadores para salvar sus puestos de trabajo, lo que ha hecho que el número de estas incremente en los años de recesión económica.

Tan solo un 10% de las cooperativas han visto finalizada su labor durante la crisis, frente al 20% de todas las empresas españolas. Además el número de puestos de trabajo se incrementó en un 2%, en un país donde la tasa de paro supera el 20%. Así mismo, de los puestos de trabajo que generan, un 80% son permanentes, el 49% están ocupados por mujeres y el 45% son menores de cuarenta años, en un momento en el que la tónica general señala que la mayoría de los empleos ofertados son contratos temporales de 3 meses, la cifra de parados de menores de 25 años es de casi un 50% y la cifra del paro femenino se sitúa por encima del masculino, según un informe de la OCDE.

Solo un 10% de las cooperativas han visto finalizada su labor durante la crisis

Sin embargo, estas cooperativas también tienen que afrontar ciertos obstáculos como el difícil acceso a financiación. Este punto se está intentado subsanar mediante fondos de solidaridad e instrumentos financieros no bancarios. Cabe destacar que estas instituciones no son solo financieras sino organizaciones de pleno derecho, las cuales intervienen ofreciendo servicios de asesoramiento y de seguimiento en diversos ámbitos, como la trasmisión de empresas a los empleados. Dentro del informe destaca el caso de Italia, donde la legislación obliga a las cooperativas con saldo positivo a transferir un 3% de sus beneficios a fondos de solidaridad.

Otro problema con el que tienen que lidiar es la competencia desleal en la contratación pública, algo que no es nuevo, ya que nos remite al mismo obstáculo del que hablaban las entidades recuperadoras de AERESS. En ambos casos coinciden en que el gobierno concede en numerosas ocasiones trabajos a empresas que no contemplan ninguna responsabilidad social ni medioambiental en su actividad, en detrimento de las cooperativas y entidades que sí se preocupan por reportar beneficios a la sociedad. Desde El Salmón Contracorriente informábamos hace poco de la nueva iniciativa ciudadana para parar este tipo de contrataciones fraudulentas, Madrid Libre de Paraísos Fiscales, lanzada por Intermón Oxfam.

A pesar de todo ello se prevé un futuro favorable para este sector que cada vez tiene más notaría, en parte gracias a que su resistencia ante la crisis les ha otorgado más autoridad ante los gobiernos, y en parte también gracias a hitos como el documental producido por la Confederación de cooperativas de trabajo asociado japonesa (JWCU) con el título “Workers” ("Trabajadores", en castellano) que muestra cuatro cooperativas de trabajo asociado en Tokio. En el documental destaca la cooperativa Iki Iki Plaza, una residencia para personas mayores, donde también los propios usuarios tienen un papel muy importante en su funcionamiento.

En este sentido, CICOPA también ha producido su propio documental, “Together” ("Juntos", en castellano) donde se fusionan los testimonios de trabajadores de cuatro cooperativas: Muszynianka, una fábrica de agua mineral en Polonia con más de 60 años de antigüedad; Fonderie de l’Aisne, una empresa francesa que fue recuperada por sus trabajadores y transformada en cooperativa; Consorzio SIS, un consorcio de cooperativas italiano que ofrece servicios sociales; y en el caso español, se hace referencia a la corporación Mondragón, un modelo de cooperativa a gran escala cuya lógica es, sin embargo, discutida desde la Economía Social y Solidaria que contempla otras dimensiones como la responsabilidad ambiental. El documental transmite un mensaje que puede resumirse en una declaración de Maria Janas, presidenta de Muszynianka: “viendo el documental, puedo decir que el elemento común es el ser humano, porque todos nos centramos en las personas que trabajan en nuestras cooperativas”.

María Pérez García    El Salmón Contracorriente