Categories

 

Portada > Economías > Autogestión > Anarquismo y economía: Anarcosindicalismo


Parte 4

12 de febrero de 2015

Anarquismo y economía: Anarcosindicalismo

El anarcosindicalismo ha servido a la clase obrera como instrumento de organización para hacer frente a la sociedad que el capitalismo ha construido. A parte de la función de protector de los derechos de los trabajadores también el anarcosindicalismo ha sido desarrollado con la intención de ser una parte importante en la futura sociedad anarquista. Por ello mismo, en el presente artículo vamos a acercar a los interesados la corriente sindical del anarquismo, representada por la bandera rojinegra.


Anarquismo y economía: Anarcosindicalismo

El Anarcosindicalismo nació como una mezcla entre las ideas anarquistas que estaban brotando y la acción revolucionaria de los sindicatos, dando lugar a un nuevo terreno de búsqueda para el cambio. Al igual que la educación comenzaba a verse como un instrumento revolucionario para la sociedad futura, el poder del proletariado también se tornó más fuerte y potente, cada vez con una mejor organización por parte de los trabajadores. El objetivo no era otro sino la conquista de los medios de producción para así establecer una democracia directa bajo los principios federalistas.

El Anarcosindicalismo ha sido partidario siempre de la huelga general como vía para la destrucción de la actual sociedad capitalista, han buscado mediante estos actos demostrar a la élite empresarial que el verdadero motor de su riqueza es la mano de los trabajadores, por ello mismo el boicot a la producción es algo que realmente daña a la clase alta y es algo que siempre han tratado de evitar por parte de los caciques. No pueden permitirse que la gente descubra que está en sus propias manos y organización la caída de este sistema, para contrarrestar la fuerza obrera han apostado por crear muchas campañas para evitar que los proletarios vayan a la huelga, incluidas las amenazas bajo despido o los asesinatos como ya ocurriera en España a comienzos del siglo XX, sicarios pagados por los empresarios se dedicaban a acabar con la vida de aquellos sindicalistas que truncaban sus planes de dominio económico. No solamente contra sindicalistas, educadores libertarios como Ferrer i Guardia fueron falsamente acusados y condenados a muerte. No podían permitir que echaran por borda todo lo que les había costado levantar su dictadura empresarial, con la permisividad del estado.

A parte de la huelga como instrumento de cambio, el anarcosindicalismo también practica el boicot a aquello que considera negativo para la futura sociedad anarquista, y la Acción Directa, un término muy manipulable dependiendo de quién lo use (sobre todo cuando se emplea con el objetivo criminalizar a aquellos que ponen en duda los privilegios ilegítimos de las clases altas). El objetivo es visualizar el problema principal y cortarlo de raíz, sin especulaciones, con la ciencia y la razón como estandartes.

Todo nació con la creación de la I Internacional de los trabajadores (Londres, 1864), allí se creó el sindicato como camino en la lucha para construir la sociedad libertaria. Desde ese punto se fue transmitiendo la idea a lo largo de varios países europeos como Italia, Francia, España o Rusia, también llegaron a cruzar el charco del Atlántico hasta Argentina, Uruguay y Estados Unidos, sobretodo. Prueba de esa nueva fuerza proletaria que estaba naciendo tenemos a día de hoy la celebración del 1 de Mayo (El día de los Trabajadores), en honor a los anarquistas muertos en la huelga de 1886 en la ciudad de Chicago.

El caso de España, hay que remarcarlo con letras mayúsculas ya que es el país que más cerca estuvo de ver hecha realidad la idea de la Revolución Social. Los avances realizados durante finales del siglo XIX y comienzos del XX situaron a España en el centro de la revolución, todo fue un bonito sueño hasta que la Guerra Civil y el General Francisco Franco decidieran acabar con todo aquello que se opusiera a su sistema autoritario y fascista. En la España actual, al margen de las ideas personales sobre ellos, podemos decir que existen dos sindicatos anarcosindicalistas:

- Confederación Nacional del Trabajo (CNT): La CNT nació en Barcelona en 1910, tras la creación de la vieja Federación regional. A día de hoy sigue perteneciendo a la corriente bakuninista de la Primera Internacional.

- Confederación General del Trabajo (CGT): La CGT nació como una escisión de la CNT y se formó oficialmente en 1989. Uno de las características que les llevaron a formar este nuevo sindicato fue sus ganas de hacer crecer el movimiento obrero anarquista, algo que para muchos miembros de la CNT fue vender los ideales.

- Algunas diferencias entre CNT y CGT: Las mayores diferencias que encontramos entre estos dos sindicatos las encontramos en las ayudas económicas. La CNT se niega a recibir dinero que no sea de los propios afiliados al sindicato, en cambio la CGT si tiene esta clase de ingresos por parte del estado en forma de subvenciones. Otra de las distinciones se refleja en la participación en las Elecciones Sindicales, la CGT se muestra abierta a esta participación, no así la CNT y otros sectores anarquistas que lo considera una traición a los valores anarcosindicalistas.

Dentro de las mayores aportaciones a la idea Anarcosindicalista encontramos a Rudolf Rocker, un historiador libertario que formó parte del Freie Arbeiter-Union Deutschlands (FAUD), un sindicato anarquista de Alemania que basaba su organización en grupos federales. Con el ascenso de Franco y Hitler, el sindicato y su influencia decayó. A día de hoy, después de muchos años de trabajo, existe en el país bávaro otro grupo que recogió el testigo de aquellos anarquistas, la Freie Arbeiter-Union (FAU) que fue fundada en 1977.

Para saber más:

- Rocker, Rudolf. Anarco Sindicalismo: Teoría y práctica.

- 100 años de anarcosindicalismo.

- Diferencias entre CNT y CGT.

Aene Zeta    V de Verdad News

Comentar